Bajo la sombra de tus alas

bajo la sombra de tus alas

Cubreme con tu manto , no es con ejercito ni con fuerza es con tu Santo Espíritu, es el Señor que nos cubre cada día, resplandece su luz en nuestros corazones, es El en nosotros la esperanza de gloria que nos lleva de su mano derecha, por ello no podemos hacer lo que queramos  si no que debemos hacer su voluntad. Cada día debemos de morir a nuestra manera de pensar, como dice en Mateo 12:30 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Es Él en nosotros que hace la obra preciosa, porque cada día necesitamos de esa fuente de aguas vivas, necesitamos cada día renovarnos, necesitamos de ese manantial de aguas vivas que es su palabra y su presencia. El es el pastor de los pastores que nos guía y enseña, como dijo en Mateo 23:37

¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste!
De ese mismo modo a veces ocurre que también no queremos ponernos debajo de sus alas, debajo de su protección.
Dispongamos nuestros corazones a buscarlo en oración diariamente y ponernos bajo su protección, bajo la sombra de sus alas.

A sí  como paso con Lot en Génesis 19, el estaba en medio de gente pecadora y el Señor tuvo misericordia de él, porque envió ángeles para rescatarlo para llevarlo al monte, esto representa llevarlo a la presencia de Dios para ser salvo, le ayudaron a salir de la llanura, que representa el mundo, y le encaminaron hacia el monte para no morir, y no solo a él sino también a toda su casa, pero les dijo que no mirasen hacia atrás, para que no se convirtieran en una estatua de sal eso quiere decir que si vamos al encuentro de Dios ya debemos dejar atrás todas esas costumbres del mundo, no poner nuestra mirada en las cosas pasadas, he aquí todos son hechos nuevos dice el Señor, porque eso hace que no se puede avanzar en los caminos de Dios, como le paso a la esposa de Lot, vio atrás y se convirtió en una estatua de sal, entonces el propósito que Dios tiene para cada uno de sus hijos no se cumplirá, no debemos ver la vida vieja, si no cada día subir al monte para salvar nuestra vidas esto es buscar de Dios de su protección, entonces su alas nos cubrirá y guardará.

Salmos 17:5-11
5 Sustenta mis pasos en tus caminos,
Para que mis pies no resbalen.

6 Yo te he invocado, por cuanto tú me oirás, oh Dios;
Inclina a mí tu oído, escucha mi palabra.

7 Muestra tus maravillosas misericordias, tú que salvas a los que se refugian a tu diestra,
De los que se levantan contra ellos.

8 Guárdame como a la niña de tus ojos;
Escóndeme bajo la sombra de tus alas,

Gracias Señor, porque siempre quiero estar bajo la sombra de tus alas, para no caer en las garras del enemigo, porque todo lo puedo en cristo que me fortalece, cada día renueva mi mente y corazón, por que no quiero  apartarme  de la sombra de tus alas. por que el que pelea no soy yo,  si no tu en nosotros. Como le dijo al pueblo de Israel cuando salían de Egipto que la obra o pelea no era de ellos si no de Dios Éxodo 14:14 Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Solo que no nos apartemos de esa protección, que no nos apartemos de la sombra de sus alas y diremos como Pablo en Filipenses 3:14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Amen.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.