El Perfecto amor echa fuera el Temor

de quien temere

El Perfecto amor echa fuera el Temor

18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

Es el perfecto amor de Dios que echa fuera el temor, pero que es el temor es  una pasión del ánimo que lleva a un sujeto a tratar de escapar de aquello que considera arriesgado, peligroso o dañoso para su persona. Pero sabemos que tenemos un Dios todo poderoso que hizo los cielos y la tierra, sabemos en quien hemos creído y confiamos en su palabra.

Números 23:19-21

19 Dios no es hombre, para que mienta,
Ni hijo de hombre para que se arrepienta.
El dijo, ¿y no hará?
Habló, ¿y no lo ejecutará?

20 He aquí, he recibido orden de bendecir;
El dio bendición, y no podré revocarla.

Las promesas de Dios son de bendición para su iglesia, entonces de quien  temeremos, Jehová es la fortaleza de nuestras vidas, si Dios es con nosotros quien contra nosotros, pero muchas veces no nos alimentamos de la fuente de vida que es la palabra, entonces el enemigo toma ventaja de la situación, poniendo miedos, temores en los corazones, escuchamos rumores, de desanimo de desaliento, pero si nuestra confianza esta plantada en el Dios todo poderoso, que nos dejó su palabra que es la espada del espíritu y por tanto si  la fe esta  fortalecida, de quien temeremos?.

El Señor tiene muchas promesas de bendición pero muchas veces el temor es un obstáculo para que sea una  realidad esas promesas en nuestras vidas, pero si tenemos esa palabra mas cortante que toda espada de doble filo, entonces podemos confiar que el Señor tiene control de todas las cosas, poniendo toda necesidad, toda carga sobre El, declarando con nuestra boca la palabra impregnada en nuestros corazones.

Filipenses 4:19

Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Debemos perfeccionarnos en el amor de Dios, el amor de Dios debe ser perfeccionado en nuestros corazones, para que el temor no prevalezca en nosotros, para ello debemos permanecer en El, en el poder de su fuerza, eso quiere decir ser fortalecidos con la armadura de Dios. Efesios 6:16-17 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.  Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

Porque el maligno va a mandar muchos dardos de fuego a la mente, puede usar a las personas más cercanas, o una serie de medios para poner dudas y temores, puede ser un diagnostico negativo del médico y producir miedo, puede ser un proyecto que hayamos emprendido y tener temor de no poder concluirlo , puede ser que por el temor se quiebre algún sueño un anhelo, pueden ser muchos los temores, pero sabemos que tenemos un Dios vivo, que dijo que estará con nosotros todos los días hasta el fin, entonces de quien temeremos Jehová es la fortaleza de mi vida.

Salmos 27

1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?
2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos,
Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.
3 Aunque un ejército acampe contra mí,
No temerá mi corazón;
Aunque contra mí se levante guerra,
Yo estaré confiado.

Estamos confiados porque caminamos de la mano de Jesús, el pelea por nosotros, Isaías 54:15,17 Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.

Fuimos sellados con su Santo Espíritu, liberados de toda esclavitud de pecado de inmundicia que en otro tiempo operaba sobre nosotros, pero ahora tenemos ese sello, por ello podemos andar confiadamente bajo la sombra de sus alas.

14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre

El temor lleva consigo castigo, porque el temor acarrea maldición, no es la voluntad de Dios que andemos con temores, el temor es lo contrario a la fe, el temor es pecado porque no estamos creyendo en las promesas.

2 Timoteo 1:

7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

El  Espíritu Santo, rompe todo yugo de esclavitud, de cobardía, de temor, toda atadura,  y derrama sobre nosotros ese poder, esa autoridad en el nombre de Jesús, ese amor sobrenatural, el amor perfecto de Dios en nuestros corazones,  por tanto se manifiesta el dominio propio, que nos ayuda a afrontar con madurez  las situaciones que se pueda presentar.

Podemos ver  en Números 13,14, cuando Moisés nombro a los 10 espías para que puedan ir a ver la tierra prometida para sitiarla y tener una idea de cómo era el pueblo por dentro, era la tierra de Canaan, la tierra prometida de Jehová,  después de 40 días regresaron y estaban con tanto temor que decían que había gigantes que era imposible que se podía entrar, pero de todos ellos solo dos  espías , los cuales eran Josue y Caleb creyeron y confiaron que con la fortaleza de Dios iban a poder  vencer a esos gigantes que habitaban en esa tierra, pero los otros ocho espías tuvieron temor y no pudieron entrar a la tierra prometida,

Números 14:6 – 9

Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos,

y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena.

Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel.

Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.”

Josue y Caleb no tuvieron temor, si no que su fe estaba fortalecida con la palabra y promesas de Dios, cuando Dios vio esa actitud de ellos determino que solo ellos por esa fe, podían entrar a la tierra prometida y  los otros no  pudieron entrar.

Es el temor que no dejó que obtuvieran la bendición, el no haber sido fortalecidos en la fe, el no haber sido perfeccionados en el amor de Dios, el no buscar de su presencia.

Isaias 10:41  No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Oración

Señor ayúdame en mis debilidades, con tu palabra bendita, quita todo temor, toda angustia, todo desanimo, fortaleceme con tu palabra, tu palabra es espíritu  y vida, de quien temeré,  aunque ande en valle de sombra de muerte no temeré mal alguno porque tu  tu vara y tu cayado me infunden aliento cada día, gracias Señor.

Amen

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.