Ninguno piense mal en su corazón contra su hermano. 

grupo

Ninguno piense mal en su corazón contra  su hermano, esa es la voluntad de Dios, el vivir en paz los unos con los otros, el amar al hermano como así mismo, en Zacarías 7: 4 -7 Vino, pues, a mí palabra de Jehová de los ejércitos, diciendo: Habla a todo el pueblo del país, y a los sacerdotes, diciendo: Cuando ayunasteis y llorasteis en el quinto y en el séptimo mes estos setenta años, ¿habéis ayunado para mí? Y cuando coméis y bebéis, ¿no coméis y bebéis para vosotros mismos? Cuando ellos ayunaban y celebraban, no lo hacían para Dios,  si no para ellos mismo, buscando egoístamente sus propios beneficios, no cambiaban su actitud y comportamiento, no lo hacían con un  corazón sincero y arrepentido si no solamente por costumbre o para aparentar, por tanto no se manifestaba  ese amor  hacia su prójimo, no había ese sinceridad en sus corazones hacia los hermanos, Dios quiere que su amor se manifieste en cada uno de sus hijos, pero no solo de palabras sino también de hechos.

En Zacarias 7-11  Y vino palabra de Jehová a Zacarías, diciendo:  Así habló Jehová de los ejércitos, diciendo: Juzgad conforme a la verdad, y haced misericordia y piedad cada cual con su hermano; no oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano. Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda, y taparon sus oídos para no oír;

Juzgad conforme a la verdad, esto es no hacer acepción de personas, si no que amar a todos por igual sin preferencias de ningún tipo, el poder ayudar, el poder exhortar, el poder enseñar, dependiendo de su necesidad, el ser misericordioso, piadoso con el hermano y sobre todo  con la viuda, el huérfano, el extranjero, el pobre. Y si el hermano esta en alguna falta, en el amor de Dios ayudarle a salir de esa situación, orando por él, sabiendo que todos estamos expuestos a tentaciones y no halla murmuraciones en contra de ese hermano si no restauradle, con exhortaciones, con oraciones, el estar dispuesto a ayudarle en lo que necesita, para que se reconcilie y siga sirviendo al Señor.

Gálatas 6:1  Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.

El Señor quiere que todos los hermanos vivamos en armonía ¿ que es armonía? La armonía ocurre cuando existe un equilibrio y una conveniente y adecuada proporción, concordancia y correspondencia de unas cosas con otras, donde todos sus componentes son importantes para que el resultado sea perfecto, si vemos la armonía en la música para que la melodía sea agradable  es porque  la combinación de diferentes sonidos o notas que se emiten al mismo tiempo son  de forma equilibrada.  Y como resultado se puede oír esas melodías agradables a nuestros sentidos,

De esa misma forma, el vivir en armonía todos los hermanos es la voluntad de Dios, para que el resultado sea una melodía agradable delante de Dios, todos los miembros de la iglesia con un mismo sentir, un mismo espíritu , sin envidias, ni egoísmo ni competencia, sino sabiendo que todo lo que hacemos es para el servicio a Dios y al prójimo, eso es con el sólo propósito de hacer la voluntad del Padre.

Salmos 133

133 !!Mirad cuán bueno y cuán delicioso es
Habitar los hermanos juntos en armonía!

Es como el buen óleo sobre la cabeza,i
El cual desciende sobre la barba,
La barba de Aarón,
Y baja hasta el borde de sus vestiduras;

Como el rocío de Hermón,
Que desciende sobre los montes de Sion;
Porque allí envía Jehová bendición,
Y vida eterna.

Porque allí envía Jehová bendición y vida eterna, en esos tiempos Israel no quiso obedecer a la palabra si no que cerró sus oídos,  endureció su servís, por tanto también el Señor cerro sus oídos,  aquellas  promesas de bendición se convirtió en un desierto, que es un desierto, un lugar donde el agua escasea, donde  no se puede producir  nada, porque  la bendición viene cuando el servicio es genuino,  no solo de palabra  sino de hecho,

En Zacarias 7: 12-14  y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.  Y aconteció que así como él clamó, y no escucharon, también ellos clamaron, y yo no escuché, dice Jehová de los ejércitos; sino que los esparcí con torbellino por todas las naciones que ellos no conocían, y la tierra fue desolada tras ellos, sin quedar quien fuese ni viniese; pues convirtieron en desierto la tierra deseable.

Dice convirtieron en desierto la tierra deseable, aquella tierra que estaba destinada para bendición se convirtió en maldición por la desobediencia  y rebeldía al padre, porque cerraron su corazón como diamante, no quisieron oír ni ponerlo por obra por tanto no se convirtieron de sus  malos caminos, no entresacaron, no separaron,  lo precioso de lo vil, entonces Dios no les podía bendecir, la promesa estaba dada pero no se podía hacer realidad por la dureza de corazón.

En la iglesia, en la casa, en la empresa, trabajo, en el gobierno de un país etc.. Dios quiere bendecir, pero si no ponemos por obra  el amor y temor de  Dios,   es decir el Amor a Dios primeramente y juntamente el amor al prójimo,  entonces esa tierra deseable se convertirá en desierto esto es no habrá bendición. Dios no escuchará el clamor de ese pueblo, de esa persona que sólo busca lo mejor  para sí mismo, de una forma egoísta y no importándole el bienestar también del prójimo y sobre todo la iglesia esta llamada hacer el ejemplo por ser columna y baluarte de la verdad. Dios quiere la unidad.

1 Corintios 12:13

13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Jeremías 15:19

19 Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.

Pero Dios siempre da muchas nuevas oportunidades porque es El es  tardo para la ira y grande en misericordia,  pero hay una condición el convertirse de corazón, no solamente de labios si no de hechos, el hablar la verdad con el prójimo, el no pensar mal de alguien en su corazón, el buscar más de la presencia de Dios y de la palabra para que  Dios controle los pensamientos y aprender amar al prójimo.

En Zacarias 8: 15-19   así al contrario he pensado hacer bien a Jerusalén y a la casa de Judá en estos días; no temáis.
Estas son las cosas que habéis de hacer: Hablad verdad cada cual con su prójimo; juzgad según la verdad y lo conducente a la paz en vuestras puertas.  Y ninguno de vosotros piense mal en su corazón contra su prójimo, ni améis el juramento falso; porque todas estas son cosas que aborrezco, dice Jehová.  Vino a mí palabra de Jehová de los ejércitos, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del séptimo, y el ayuno del décimo, se convertirán para la casa de Judá en gozo y alegría, y en festivas solemnidades. Amad, pues, la verdad y la paz.

Dios quiere bendecir, quiere que ese desierto se convierta en tierra deseable, pero dice: Hablad verdad cada cual con su prójimo; juzgad según la verdad y ninguno de vosotros piense mal en su corazón contra su prójimo, es aprender a caminar con un amor sincero hacia el prójimo, con ese amor perfecto de Dios, para que exista esa armonía en cada lugar donde nos encontremos, exista ese compañerismo, esa unidad, esa confraternidad.

Verán mucha gente el favor de Jehová,  y querrán unirse, querrán ver esa tierra deseable, querrán seguir esas pisadas, porque han visto el buen testimonio, el amor de los hermanos del uno por el otro y comprenderán que verdaderamente las promesas se hacen realidad. Y no solo en la iglesia si no en cualquier ámbito que uno se encuentra seguir la paz con el prójimo en cuanto dependa de uno buscar la paz y la santidad para ver el favor de Dios.

En Zacarias:
20 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Aún vendrán pueblos, y habitantes de muchas ciudades;
21 y vendrán los habitantes de una ciudad a otra, y dirán: Vamos a implorar el favor de Jehová, y a buscar a Jehová de los ejércitos. Yo también iré.
22 Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de Jehová.
23 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros.

En esos tiempos era el pueblo Israel, los judíos, pero ahora es la iglesia bendita de Dios que está presente en todos los rincones del mundo, es la sal, la luz que brilla en medio de las  tinieblas, esta llamada a dar el ejemplo,  a dar el buen testimonio y muchos verán y querrán unirse, porque el testimonio habla mejor que mil  palabras, de esa manera cumpliremos esos dos grandes mandamientos. Amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo

Amén.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .