La raíz de todo los males es el amor al dinero.

1 Timoteo 6

10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

 

1 timoteo 6 17

Hay dos mandamientos muy importantes, amaras a tu Dios con todas tus fuerzas, tu mente y corazón, y luego amarás a tu prójimo como a ti mismo, eso es los dos grandes mandamientos, eso es buscar primeramente el reino de Dios y su justicia y lo demás vendrá por añadidura.

“El amor al dinero”, es la raíz de todos los males, esto quiere decir que muchos se extraviaron de la Fe por la codicia, ¿que es la  codicia?.  La codicia es el deseo o apetito ansioso y excesivo de poseer bienes y riquezas materiales.

Amando más las riquezas de este mundo  que la verdadera riqueza  que es la salvación de nuestra vida mediante nuestra Fe en  Jesucristo  que  conduce a la vida eterna, echa mano de la vida eterna le dice Pablo a Timoteo, es la mejor riqueza que podamos tener por que somos temporales aquí en la tierra, somos peregrinos como dijo Job: Desnudo vine a este mundo, y desnudo saldré de él, es así, no nos llevaremos nada, solo la salvación y la vida eterna.

1 Timoteo 6:

porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.

Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;

He visto estos días los noticieros sobre tanta corrupción  en el ámbito político, la codicia de  tantas personas, el amor al dinero, pero la justicia llega tarde o temprano y la verdad siempre sale a la luz, por eso el Señor nos advierte que trabajemos sin codicia, que teniendo lo necesario estemos contentos, he visto personas que trabajan honradamente pero el problema es que el trabajo se hace un Dios, están tan afanosos y cansados, adquieren muchas riquezas pero si esas riquezas no están  edificadas  sobre la roca que es Jesucristo, sobre sus enseñanzas, entonces cuando viene el viento y sopla, cae fácilmente porque no están plantados sobre el verdadero  fundamento .

En 1 Co. 3:

9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.
10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.
11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. 

Jesucristo es el fundamento, no hay otro fundamento, se compara a un arquitecto que para edificar un buen edificio,  debe tener un buen cimiento, una buena preparación, si no se caerá  fácilmente, es igual si edificamos sobre la roca, entonces todo proyecto será bendecido.

En Salmos  127:1

Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican; si el Señor no guarda la ciudad, en vano vela la guardia.

Buscar primeramente el reino de Dios y su justicia es prosperar pero sirviendo a Dios, para que la esperanza no sea en las riquezas sino en el Dios vivo que toma control de todas las cosas, El cual nos da sabiduría para ser buenos administradores de su gracia.  luego la añadidura vendrá como recompensa de servir a Dios, no sólo en la Iglesia, si no en la vida cotidiana, es caminar en la obediencia de la palabra, en:

Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

El Señor quiere que  nos esforcemos en hacer las cosas con excelencia, sin temor con  valentía,  para emprender un objetivo, ya sea en el trabajo, estudio, en el hogar etc., confiando que el nos ayudará en cada momento de nuestras vidas enseñándonos mediante su palabra el camino verdadero, fortaleciéndonos con su Santo Espíritu.

Aveces queremos que las bendiciones sea de inmediato pero todo es un proceso, vemos como el sembrador prepara la tierra para sembrar la semilla, luego de sembrado lo cuida con agua, abono, y espera con paciencia los frutos es decir la cosecha,en Deuteronomio 11:14 yo daré la lluvia de vuestra tierra en su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, y tu vino, y tu aceite.

A su tiempo dice el Señor, El Señor promete bendiciones, pero dice primeramente buscar el reino de Dios y su justicia y lo demás vendrá por añadidura.

1 Timoteo 6:17 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

Amen.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.