Mi casa será llamada casa de oración para toda las naciones

oracion 1

Mateo 21:12-13

12 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;

13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

Jesús entro al templo y vio que  lo habían convertido en un mercado, y no en lo que  realmente debería ser un lugar de oración, un lugar donde se debía  buscar la presencia de Dios una  conexión con el Padre, un lugar donde se debía ofrecer sacrificios agradables, como la alabanza y el compartimiento del pan que es su palabra, Jesús estaba enojado y limpió la casa, purifico el templo, en el sentido espiritual esto tiene un sentido muy amplio, cuando dijo en Juan 2: 17  Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.

Jesús tenia tanta indignación de ver que el templo en lugar de usarlo como casa de oración lo habían convertido en cueva de ladrones, pero sin embargo el Señor vino a levantar su verdadero templo esto es su iglesia, esto es que la casa de oración ya no es un lugar físico si no es el pueblo de Dios, vino  a quitar todo pecado que se manifieste en ella, porque las cosas divinas no se debe usar como una mercadería, no es un negocio es el servicio a Dios con un corazón sincero.

En 1 Pedro 5:2

Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto.

Mateo 21:18-22

18 Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?

19 Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?

21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.

22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.

Esto representaba que el Señor iba a levantar su verdadero templo después de su muerte porque Jesús resucito el tercer día y gracias a su muerte y muerte en cruz pudo levantar su verdadero templo no hecho de manos, si no por pura voluntad bendita del Padre, restauró su casa, su iglesia su tabernáculo celestial, y esa casa dijo será llamada casa de oración para todas las naciones.

Hechos 17:24  El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,

Isaías 66: 1-2 Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? Mi mano hizo todas estas cosas y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.

Del Señor es todo lo creado, el no puede caber en un templo construido con manos humanas, antiguamente el permitió hacer un templo donde se podían orar ahora después de la muerte de Jesús, El ha levantado ese templo verdadero que es su iglesia donde la oración debe prevalecer, con esto nos hace entender que la oración es prioridad para esa comunión con el Padre, como el mismo Jesús nos enseñó cuando estaba en la tierra, oraba  cuando empezaba el alba y  decía a sus discípulos que orasen por lo menos una hora al día y eso mismo  nos pide el Señor que oremos sin cesar, la oración debe ser individualmente y también la oración unida de la iglesia por que las oraciones de los santos, son como incienso que sube al cielo, olor fragante para al Señor.

Apoca. 5:8  Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos;

Muchos avivamiento se han producidos por la oración de la iglesia, porque la oración atrae la presencia del Espíritu Santo, quien hará la obra preciosa en cada uno de nosotros, dándonos  la sabiduría y entendimiento de la palabra, poniendo en cada uno de nosotros el querer como el hacer por su buena voluntad.

Mediante la oración somos llenos del  aceite fresco para ser esa luz y esa sal del mundo la cual es la voluntad de Dios, porque si esa sal y luz se desvaneciera con que será salada.

Mateo 5:13   Vosotros sois la sal de la tierra; Pero si la sal se desvanece, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Mateo 5:14  Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder

La iglesia que es la sal y luz del mundo no se puede esconder si no brillar, es una responsabilidad de la iglesia y a la vez un privilegio de ser esa luz en medio de tanta tiniebla, pero para que eso sea posible es necesario que la iglesia sea una casa de oración para todas las naciones, donde se manifieste el poder del Espíritu Santo la cual hace la obra santa en cada corazón y no solo eso sino sucede muchas manifestaciones de poder, de sanidad, de restauración, el Señor quiere glorificarse en la iglesia, pero si no le buscamos en oración como podremos  tener esa bendición.

En  Lucas 11:9-13

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?

12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

El Señor quiere le que pidamos, que le llamemos, que le busquemos en oración, al igual que alabanza, en el ayuno, mediante su palabra son sacrificios aceptables para Dios, porque El quiere glorificarse mediante sus hijos, pero si no le buscamos como sabremos su voluntad, El está a la puerta y llama, si oyeres hoy su voz no endurezcáis vuestros corazón como en la tentación en el desierto, Hebreos 3:7-19, como paso en el desierto y estuvieron divagando por 40 años y no pudieron entrar en la tierra prometida, es decir a la bendición esperada.

Porque muchas veces la carne no quiere sujetarse al espíritu,  dice el espíritu está dispuesto pero la carne es débil, la carne quiere dominar esa disposición del espíritu, por ello debemos de dominar a la carne y disciplinarlo a la obediencia. En Isaias 56;10 Sus atalayas son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; soñolientos, echados, aman el dormir.

Por ello esforcémonos en buscar a Dios en oración y dice el Señor en Isaias 56:7 yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.

Amen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.