La Familia

La familia que es la base de la iglesia y por ende de la sociedad, desde que Dios creó al hombre en el principio, en Génesis 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Luego entonces Dios nos hace entender que el hombre lo conforman el varón y la hembra, la hembra a la cual también la llamó varona, los dos juntos conforman al hombre a la imagen de Dios, por ello dice en Génesis 2:21-24 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Dios creó al hombre y los llamó también varón y hembra esto quiere decir que los dos unidos son imagen de Dios, no solamente el varón o la mujer cada uno por separado si no unidos los dos, cuando se casan ambos dejan a su padre y madre y conformarán una nueva familia para traer hijos y esos hijos crezcan en un ambiente de paz, en obediencia a lo establecido por Dios, en lo cual ambos padre y madre tienen cada uno sus propias características, preparados juntos a la imagen de Dios para que los niños crezcan de forma saludable, por ello ambos, varón y mujer no son iguales si no se complementan en el Amor de Dios.
Por ello la iglesia está conformada por familias, desde el principio cuando Dios formó a Adan y Eva los bendijo les dijo en Génesis 1:28-29 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. A la familia Dios encargó el cuidado de su creación.

Dios llamó a parejas es decir a una familia para traer bendición a las nuevas generaciones como a Abraham y Sara y a sus descendencias. La iglesia está conformada por familias siguiendo el ejemplo de las parejas que Dios levantó desde el principio, cuando llamó a Abraham juntamente con Sara, Dios declaró una promesa: Génesis 12:3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Esa es la promesa de Dios, por la obediencia y fe también les dijo en : Génesis 22:18-20 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz. Por la obediencia ellos obtuvieron las promesas, ese es el modelo ahora para nosotros si obedecemos a su palabra también en nuestra simiente, es decir de nuestra familia se levantará nuevas generaciones de bendición para la tierra, porque la promesa está dicha y establecida, que todo aquel que maldijere la familia y a cada uno de sus miembros por cuanto son benditos de Jehová serán malditos, porque nadie puede cambiar ya lo establecido desde el principio de su creación.

Dios sigue llamando ahora a esos Matrimonios para traer bendición a la tierra, ahora en estos tiempos con Jesús, los líderes de la iglesia tienen que servir también como ese ejemplo de familia según el modelo de Dios que estableció desde el principio, porque la promesa de Dios es para cada familia, depende por ello de los padres tomarse esa promesa y andar en la obediencia de Dios para que se cumpla esa promesa echa a Abraham y Sara.
Por ello tenemos que orar por nuestra casa primero, restaurar el hogar en el temor de Dios, como dice tu y tu casa me servirán, declarar que toda nuestra casa servirá a Dios, como el carcelero le dijo a Pablo: Hechos 16:30-34 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Tenemos que hacer esa determinación como hizo Josué cuando Israel estaba en pecado, porque el decidió apartarse del pecado y obedecer para que la promesa se cumpla en Josué 24:15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

Por ello tenemos que orar por las familias ya que el diablo se ha levantado a destruir los hogares, tenemos que volvernos a Dios para cuidar de nuestra casa, es el primer lugar donde debemos predicar, establecer la palabra de Dios, que los matrimonios cumplan con la misión encomendada, por eso nos dice en Salmos 127: 3  He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. son los hijos aquellas nuevas generaciones que quedarán para seguir llevando las promesas de bendición establecidas y enseñadas, por sus padres. Amen.

ISAÍAS 58:12
Y los tuyos reedificarán las ruinas antiguas; levantarás los cimientos de generaciones pasadas, y te llamarán reparador de brechas, restaurador de calles donde habitar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .