La letra mata más el Espíritu vivifica

El Espíritu Santo viene a morar en nuestros corazones cuando le recibimos a Jesús como suficiente salvador de nuestras vidas. Él es la puerta , la única puerta que nos lleva al padre en S. Juan 10:7‭-‬9 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Es Jesús el único mediador entre Dios y los hombres en 1 Timoteo 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, en S. Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. El rompió toda maldición en su muerte y venció ala Potestad de las tinieblas,, fuimos comprados con su sangre en 1 Co 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

El Espíritu Santo nos guía a toda verdad por lo cual la palabra es Espíritu y vida, se hace real en nuestras vidas porque tiene poder para hacerlo. En 2Co 3:6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.

Pero en el primer pacto con Moises, le dieron las leyes las cuales no tienen poder para cambiar los corazones porque son solo letras era un ministerio de condenación pero ahora con Jesús es el ministerio del Espíritu la cual nos justifica y Santifica, en 2 Corintios 3:16‭-‬17 Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

Por tanto por medio de nuestro Señor Jesucristo podemos ver lo verdadero, tenemos acceso al trono a la misma precencia de Dios y ahora podemos ver claramente al Padre, como cuando Jesús le preguntó a sus discípulos: Y vosotros ¿quién decís que soy yo?Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. (S. Mateo 16:16‭-‬17). Era el Espíritu Santo que le reveló a Pedro, pero si no le recibimos al Señor entonces las escrituras son solo letra, porque no se puede entender de un modo espiritual sino solamente de un modo intelectual, emocional, a veces solo como un libro histórico, ese entendimiento es solo en la esfera del Alma donde se encuentran nuestras emociones, por eso la letra mata pero el espíritu vivifica.

El Espiritu Santo nos guía a toda verdad, por lo cual también somos transformados, moldeados, a la misma imagen de Jesus en 1 Pedro 1:16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Gracias a nuestro Señor Jesús podemos verle, como un espejo a cara descubierta, y caminar sostenidos de su mano derecha, El nos lleva de gloria en gloria y de victoria en Victoria.

Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.
2 Corintios 3:18

Dejémonos llevar por nuestro alfarero, porque hemos entrado a su reino eterno, la cual El preparó de antemano para que anduviesemos en ellas, porque somos hechura suyas creados en Cristo Jesús para buenas obras.

Amen.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .