Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir

lampara

Mateo 25 1 -13

Esta parábola nos muestra sobre las 10 vírgenes prudentes e insensatas, en Mateo 25: 3 y 4 dice: Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

Él aceite representa Espíritu Santo, y la lámpara representa a cada uno de nosotros, la lámpara para que alumbre necesita del aceite, esto es cuidar de esa lámpara que no le falte él aceite, él aceite es buscar la presencia de Dios en nuestras vidas, sea en oración, la lectura de la palabra, él congregarse, es buscar la comunión con Dios, orar sin cesar dice la palabra, para que esa lámpara alumbre necesita renovar cada día del aceite fresco, es la palabra,”mi palabra es Espíritu y es vida”, dice él Señor, eso es lo que la 5 vírgenes prudentes realizaban, “porque apartados de Dios nada podéis hacer”, porque Él en nosotros es la esperanza de gloria.

Pero las 5 insensatas eran personas que si conocían de Dios pero no cuidaban de ese aceite fresco, no tenían esa comunión con él padre, y cuando vino él Padre, él día menos pensado, Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas Mateo 25:8-9, las insensatas no estaban preparadas para la boda, sus lámparas no tenían aceite, y buscaban del aceite, fueron a comprar, pero ya era muy tarde.

Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

No os conozco dice él Señor, él Señor no las recibió en las bodas,  esto es que él Señor quiere que siempre estemos en comunión con él, cuidemos esta salvación muy grande, con temor y temblor por ello dijo:

Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.Mateo 25:13

Velad, dice él Señor, eso quiere decir que estemos atentos, no alejarnos de su presencia, para que nuestra lámpara siempre este encendida y seamos como esa lámpara que siempre alumbre con gran resplandor porque tiene ese aceite fresco cada día, porque una lámpara no se puede esconder debajo de un almud.

Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Mateo 5:13-16

Que nuestra lámpara siempre se mantenga encendida, llena del aceite, para que alumbre en la oscuridad, y sea la luz del mundo.

Amen, Bendiciones.

 


2 respuestas a “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir

  1. Buenas tardes, me ha gustado la manera como ha enfocado el tema, sin duda, es un don del Espíritu Santo muy necesario paras los tiempos que corren. Yo también tengo un blog sobre una novela que he escrito, “S.H. el Señor de la Historia” y aunque no expongo tanta teoría, sí que me preocupo de que el Espíritu del Señor esté presente en todos sus protagonistas, pues firmemente creo que él es el único que puede hacer que la historia camine según los planes de su Creador. Te invito a que me sigas en “minovela.home.blog” Te espero para intercambiar pensamientos y experiencias.

    Me gusta

    1. Hola gusto de saludarte,, bueno si es muy importante que caminemos de la mano del Señor, es el Espíritu Santo que nos guía a toda verdad, que necesitamos de esa luz cada día que nos ayuda a caminar en la voluntad de Dios, con nuestra fuerzas no podemos, me alegra que podamos compartir el mismo sentir, me gustaria leer esa historia, todo sea para la edificación de la iglesia. claro estaremos comunicando, abrazos y bendiciones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .